Historia

En 1992, Theo P. y su esposa Vasiliki montaron un obrador de lukumás
en Salónica. Empezaron distribuyendo en panaderías y pastelerias,
pero pronto pasaron a vender también directamente al público que hacía colas
para hacerse con una caja.

Años después su hijo Petros se instaló en Barcelona y decidió continuar
la tradición abriendo otro obrador donde vender lukumás a la manera de siempre:
usando las materias primas de la mejor calidad y preparándolos diariamente
con el mayor cuidado y toda la atención a los detalles.